La topología de SOPHIA resuelve cada instalación ambiente por ambiente para escalar la solución a cada necesidad.

La premisa de seguridad y robustez prioriza las interconexiones físicas mediante cables a fin de darle al sistema en su conjunto un grado de confiabilidad superior.

La arquitectura de interconexión se realiza mediante una red de área local, con procesamiento distribuido, logrando agilidad y redundancia que hace de SOPHIA un producto sumamente robusto.

Cada ambiente está controlado por una unidad de proceso desarrollada específicamente para esta aplicación, siguiendo estándares militares para el diseño de los circuitos y la calidad de los componentes.

Mediante esta arquitectura, SOPHIA logra ser un eficiente sistema descentralizado, es decir, no hay un punto crítico en la instalación, ya que todos los controladores de ambiente pueden resolver todo tipo de operaciones requeridas de control y supervisión.